NOVEDADES
  18-05-2018
Redes y Observatorios de ciencia

Ciencia orientada a la resolución de problemas

Bajo un esquema de trabajo colaborativo y transdiciplinar, diversos grupos de investigadores se reúnen para promover soluciones innovadoras a problemáticas complejas orientadas el desarrollo del medio productivo y ambiental.

IPBES
Gentileza CONICET

Dependientes del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), las Redes Institucionales Orientadas a la Solución de Problemas (RIOSP) se proponen abordar problemas complejos que faciliten la comprensión y aporten a la solución de problemáticas significativas para el país. Las mismas se conforman a partir de la asociación de investigadores o grupos de investigación (CONICET y otros organismos de Ciencia y Tecnología) e instituciones demandantes, públicas y/o privadas.

A partir de la identificación de un área temática de interés propuesta por las instituciones demandantes, se conforma un grupo interdisciplinario que trabaja en la comprensión del problema desde un diseño original, trazando un plan de trabajo con monitoreo continuo cuyo producto final puede ser un informe, una evaluación o una recomendación orientada a los tomadores de decisión.

La particularidad de este enfoque consiste en que, a diferencia del modelo lineal de investigación científica, esta forma de producir conocimiento incorpora una nueva perspectiva de trabajo en el que los destinatarios, quienes demandan la información, se convierten en socios en la construcción del problema, lo que ayuda a lograr un producto común ajustado a una demanda particular.

Actualmente son 15 las Redes y Observatorios que se encuentran activas. Algunas de ellas son la Red de Seguridad Alimentaria (RSA), la Red de Ciencia y Tecnología Forestal (REDFOR), la Red de Fortalecimiento para la Maricultura Costera Patagónica (RMCP), la Red para la Articulación y el Fortalecimiento de las Investigaciones en Derechos Humanos en Argentina (Red DDHH). Hasta el momento han desarrollado documentos vinculados con la presencia de arsénico en arroz, la evaluación de riesgos toxicológicos por consumo de sábalo y la irradiación de alimentos, entre otros temas.

Muchos de los proyectos se orientan a dar respuesta a problemáticas ambientales, aunque también hay demandas de la parte productiva, de medicina y de derechos humanos. En todos los casos se busca ayudar en la toma de decisión a partir de aportar y sistematizar datos de forma continua y monitoreada.

Cada Red establece su metodología de trabajo bajo ciertos lineamientos generales. Por lo general, expertos de distintas disciplinas se asocian por problemas complejos que requieren de un abordaje integral para elaborar respuestas rápidas a partir del conocimiento disponible que no tiene valor de transacción, no es vendible. El Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación (ONDTyD) es un ejemplo de este abordaje complejo, desde lo técnico y lo social, ya que incluye un enfoque de monitoreo biofísico y socioeconómico de los sitios.

Con respecto a la valoración de los productos generados por las redes, está en proceso el reconocimiento de estos productos en la evaluación curricular de los investigadores.

Esta forma novedosa de producir conocimiento busca aportar soluciones innovadoras, muchas veces originales, pero también adaptativas y de carácter inter o transdisciplinar basado en el trabajo en equipo, la cooperación, el consenso entre visiones y enfoques diferentes y la circulación de conocimiento. El desafío consiste entonces en la capacidad de los investigadores de asociarse para aportar conocimiento en torno a un tema.

Programa CITIDES

PRODUCIDO POR LA DIRECCIÓN DE PRENSA Y COMUNICACIÓN DE LA SECRETARÍA DE GOBIERNO DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN PRODUCTIVA.